** Seccion actualizada

COMO EN AÑOS ANTERIORES LOS SELLOS NO UTILIZADOS SE HAN REENVIADO A LA FEN A PRINCIPIOS DE OCTUBRE

"NACI DESNUDO Y VOY A MORIR DESNUDO, NO VEO NADA MALO EN ELLO"

Justin Timberlake

viernes, 21 de julio de 2017

La Posada de Langre

Había sido, a principios del Siglo XX, la Casa del Indiano Augusto Arce que emigro a la Republica Dominicana a inicios del XVIII. Allí hizo dinero. Ya mayor, se retiro a esta mansión, por el construida, donde murió. En ella fueron veraneando sus descendientes hasta que, a la muerte de Trujillo, el entonces cabeza de familia vendió casi todas sus propiedades y se vino a Cantabria, la tierra natal de sus mayores. La familia siguió, eso si, teniendo algún pequeño negocio en Dominicana mas de tipo sentimental que financiero y un tropel de servidoras de aquel país.
Cuando en el 2011 fui por primera vez a esta casona, convertida, pienso que por necesidad económica, en hotel rural, tenía disponibles quince habitaciones. Seis en un lateral de la planta baja y el resto en el piso superior. El servicio, la cocina y dos saloncitos muy hogareños, la completaban. El sótano, al que un día nos invito el dueño, debió ser, en sus mejores tiempos, un Spa de altos vuelos para uso exclusivo de los Arce y sus amigos. Hoy día era un montón de escombros con un gran yacuzzi sobre un pedestal
Los dueños vivían en una construcción del mismo estilo pero mas reducida, ubicada al norte de la principal.
El destino nos adjudico la habitación Nº106, en el lateral sur. No era un compendio de lujo y comodidad pero como el resto de las que formaban el pasillo exterior era muy cómoda, silenciosa y poco expuesta a vistas inoportunas. Una cama de 1,50 m., un armario destartalado de principio del XX. Un sofá de orejas y una mesa rectangular con televisión. Hoy, siete años más tarde seguía todo igual. Un cuarto de baño muy pequeño, bueno pequeñísimo y la misma terracita exterior, como de dos metros cuadrados, enmarcada por setos verdes perfectamente podados, una mesita redonda y dos sillas.
Para mi era la joya de la corona. En ella comíamos, nos soleábamos, leíamos. Nadie circulaba por el camino anterior,  cerrado por una valla metálica, que separaba el hotel del inmenso prado situado al sur y que daba a estas pequeñas terracitas una privacidad casi absoluta.
Llegamos un jueves, 28 de Junio y tal vez por la fecha o el día de la semana, éramos los únicos huéspedes de esta hilera exterior de habitaciones.
Nos levantamos temprano, desayunamos fruta y pasiegos de la zona y nos fuimos a la playa de Langre.
La conocíamos de años anteriores pero ahora estaba cambiada. De entrada no había perros. Tras una normativa, no local, sino autonómica, solo en cuatro playas cantabras claramente especificadas por las ordenanzas, estaba permitido aprovechar los arenales para el paseo de estos animales. El control no lo llevaban el servicio de socorristas sino un cuerpo especial de policías que, primero avisaba de la ley y de las multas previstas y, en caso de persistencia, actuaba. Los hoteles poseían documentación sobre los accesos de aquellas playas en las que se permitía disfrutarlas con perros y la normativa de cómo llevarlos y pasearlos. Por lo que me dijeron los problemas que tal normativa acarreo fueron mínimos o nulos.
También se había programado el uso de la actividad surfera.. A primera y a ultima hora siempre bajo el control de las diferentes escuelas.
La madre naturaleza hecho una mano topográfica y con alguna de aquellas galernas que durante el invierno azotaron el Cantábrico, homogeneizo la playa, eliminando los escalones arenosos próximos al acantilado. Ahora era una preciosa concha en la que, como en años anteriores se entremezclaban textiles y nudistas sin ningún tipo de problemas.
Desnudos al sol o paseando por la orilla, pasamos el día. A las seis, calientes, quemados y resecos por la sal regresamos al hotel.
El resto de las habitaciones  del pasillo seguían vacías.  Rosa se ducho, se embadurno de crema hidratante y salio, desnuda como estaba, a la terracita. Al poco la seguí y tras un rato gozando del frescor vespertino del poniente nos servimos dos copas heladas y seguimos viendo anochecer.
Otro día soleado y la misma rutina que el anterior. Fue todo igual hasta llegar al hotel. Lupita la recepcionista-directora nos saludo con un
         . — Hoy han llegado más clientes, casi todos franceses.—
Fui el primero en ducharme, cubrirme de crema hidratante y salir a la terraza.
Si, algo había cambiado.
La terracita de la izquierda era, en aquellos momentos, un gran tendal con toallas de playa, bañadores, ropa interior, blusas, chancletas.
         Bon jour
Me dijo una señorita vestida con un bikini amarillo que le duro puesto lo que tardo en contarlo.
De espaldas a mi se lo quito, lo coloco entre el revuelto de ropa  y, desnuda como estaba me ofreció una esplendida sonrisa y entro de nuevo en la habitación.
Volvió, con un pareo azul de peces atado a la cintura y más ropa que secar. La fue distribuyendo entre los pocos huecos existentes. Al final se despojo del pareo y siguió, desnuda por completo, colocando y recolocando la ropa.
Seguro que lo hacia por provocarme, no era ilógico que una y otra vez se desvistiese ante mis narices.
Su próxima salida fue en un conjunto de ropa interior bastante reducido. Despejo la mesa y casi al instante entro un joven con dos cervezas. Me saludo (muy francés) y ambos se sentaran a la fresca.
Desayunaron a nuestro lado tras, su “Bon jour” correspondiente y
Oh ¡casualidades de la vida, en la arena de Langre plantaron su sombrilla junto a la nuestra. Éramos ya casi amigos.
Porque extrañarnos ni ser mal pensados, éramos nudistas, estábamos en una playa  abierta  y mantenernos todos desnudos era algo natural, lástima que nuestra reserva fuera solo de una semana.
Por la tarde-noche a parte de los franceses, ahora totalmente desnudos todo el tiempo y bebiendo cervezas en la terraza, otro grupo de la misma nacionalidad ocupaba la otra habitación colindante.
Al bueno de Jesús, el gerente, iba a decirle cuatro cosas. Si aquella zona del hotel no era nudista, los extranjeros así lo habían asumido y como tal la utilizaban. Y yo, enterándome justo un día antes de salir.
Pronto el trasiego de cuerpos entre un espacio al otro se hizo normal. Repartíamos cerveza, vino, hielo, comida. No integramos y, como venimos al mundo, pasamos la tarde-noche haciéndonos amigos y luchando con nuestros respectivos idiomas, ya que todos chapuceábamos el de los restantes.
Sigo, con mi segunda copa ya vacía, viendo caer la noche, oyendo los murmullos de algunos de los vecinos, noctámbulos como yo, contemplando el desnudo atrevido de la nudista de al lado a quien tampoco había vencido la noche. Rezando todos, al dios del tiempo, porque el día de mañana amaneciese soleado y poder, como el resto de la semana, reencontrándonos desnudos paseando sobre la blanca arena silícea.
Soñando, porque no, con esta francesista curiosa que noche tras noche pasaba al prado del vecino a tomar, desnudita, unos baños lunares, a sabiendas que es la admiración de la serie de huéspedes que viven a su vera y que no dejan de admirar sus formas anatómicas.
Me voy a la cama esperando que llegue el domingo y pueda, al despedirme de Jesús, preguntarle de donde saco la linda vecinita del 107 y porque ese empeño de pasearse en pelotilla a la luz de la luna. Hablarle también de las posibilidades nudistas de las habitaciones con vistas al pasillo exterior del sur y si lo ocurrido, la ultima semana, fue algo coyuntural  fruto del buen tiempo, la playa de Langre y la invasión de las juventudes francesas, o algo que muchas otras veces ocurrió y solo su prudencia y la de sus empleados habían silenciado.
Tal vez fuese la leyenda urbana que su antepasado Augusto se trajo de las américas que sigue surgiendo, en días de mucho calor, entre las sombras de la antigua Casona de los Arce, hoy convertida en hotelito rural..

viernes, 26 de mayo de 2017

Advertencia usual (Repetición)

“Como de costumbre, los lugares y personas que aparecen en estos relatos, están inspirados, con cierta libertad, en lugares reales. Algún personaje y algún hecho narrados, se inspiran también en hechos reales, pero con idéntica libertad en su recreación. Los relatos que siguen han de considerarse, por tanto, fruto de la invención del novelista y no deben inducir a atribuir conductas, acciones o palabras concretas a ninguna persona existente o que haya existido en la realidad”

“Crédito de las imágenes: las fotos de este Blog vienen de Google, Twitter o de los autores de los artículos Si encuentras una  tuya o de alguien conocido por ti  y no quieres que esté en nuestro blog, comunícanoslo y la quitaremos”

martes, 28 de febrero de 2017

Nudismo: Menos estrés y más autoestima

 “El nudismo es una filosofía, una mentalidad, uno es nudista siempre, lo practique o no, porque es una manera de pensar de la persona sobre el cuerpo humano. Creo que todo el mundo es nudista desde que nace y luego la sociedad nos impone la ropa y nos hace pensar que hay algo malo en el cuerpo, pero posteriormente algunos nos damos cuenta de que esta imposición es muy negativa y logramos superar las barreras que nos han inculcado hacia nuestra anatomía”.
Quien así habla es Ismael Rodrigo, licenciado en Químicas, miembro del patronato de la Fundación Internacional de Derechos Humanos y desde hace 15 años presidente de la Federación Española de Naturismo (FEN).
Foto articulo
Nacido en 1963, abrazó personalmente esta “filosofía” en el 98, pero no “idealiza” el movimiento de los nudistas ni a sus seguidores, aunque sí considera que añade algo positivo a las personas, les hace más comunicativas, les permite una mayor aceptación del cuerpo:
“Eso está claro, somos personas que hemos superado una lacra social que es bastante más negativa de lo que la gente piensa. La gente no se da cuenta de lo negativo que es el uso compulsivo del atuendo cuando no es preciso, porque en muchos momentos sí lo es, y también es útil”·.
La vestimenta focaliza la atención en la sexualidad, y el nudismo provoca lo contrario:”normalizar la desnudez reduce el mercado del sexo”, defiende.
Considera además que las más afectadas por la manipulación que se hace en torno a este tema son las mujeres, porque se las exige tener “el desnudo perfecto, solo en el momento adecuado, sólo para la satisfacción del hombre. …”
Para el presidente de la FEN, el nudismo tiene mucho que ver con la salud, la salud es algo integral y sobre todo algo psicológico “y los seres humanos no estamos sanos cuando no podemos ver nuestro cuerpo de una manera normal… Es absurdo ocultar el cuerpo humano en la educación y decirles a los niños desde pequeños que se vistan y hacer la conexión del desnudo con algo sucio. Es nefasto como se tratan estos temas…”
Como ejemplo a seguir refiere el de Noruega, donde en los últimos años desde las instituciones gubernamentales se han propuesto la recuperación del naturismo en un país, no obstante, donde siempre han sido “muy normales frente a los desnudos, cuando toman el sol, se bañan, están en la sauna…”
Bienestar psicológico: menos estrés, más autoestima
En entrevista a EFE salud, el psicólogo Roberto Sanz que reconoce que practica el nudismo en alguna ocasión, pero no como filosofía de vida, defiende también el bienestar psicológico que apareja practicar el nudismo.
Considera que es central la aceptación del cuerpo como parte absolutamente natural y única y porque ”los modelos sociales que nos imponen sobre los cuerpos son muy restrictivos e imposibles no solo en el concepto de belleza sino también en la sexualidad”. Estos modelos, considera, distorsionan la relación que tienes con tu cuerpo.
Y como muy pocas anatomías se asemejan a los modelos impuestos, siempre generan “sentimientos de inferioridad, de no encajar, una sensación de que no eres perfecto, y al no ser perfecto se tiende a ocultarlo con la vestimenta”.
Toda esta cultura favorece menos a la mujer. El cuerpo de la mujer está más encorsetado y comprimido que el del hombre y “hay estadísticas aterradoras que indican que entre 17 y 24 años, el 90% de las mujeres no están a gusto con su cuerpo, son datos escalofriantes”
Por: EFE

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Nuestra crisis interna

Alguna lagrimilla que otra nos echo el Presidente cuando, en la cena de despedida le regalamos un botijo de Alicante, nadie sabe quien eligió ese horrible obsequio, con el que ni brindar pudimos, pues estaba en proceso de curación, o sea relleno de anís y cazalla con un leve regusto a barro blanco del mediterráneo. Eso si lo firmamos, llenamos de dedicatorias y fue un bonita Felicitación Navideña, monocolor sin pesebre ni reyes pero con mucho cariño.
Seguro que él, desde el pequeño pueblo de Pontevedra donde ahora vive, recuerda el momento y espera la llegada del verano para que le visitemos o sorprendernos con su llegada inesperada, aunque sin duda ampliamente difundida a través del WhatsApp, de nuevo en Asturias.
Hasta siempre Toni.
El año, ultimo de la actual Junta Directiva, a sido, sin paliativos ni explicaciones políticas ininteligibles, malo para nosotros.
No puede decirse que el naturismo este en retroceso, lo que es real es que el número de socios de las diferentes asociaciones naturistas españolas ha caído en picado. Las razones no las se. Todo este año, hasta la justicia y las normativas municipales se han puesto a su favor y sin embargo la gente lo práctica en masa, pero se olvida del resto. Un buen día alguien te pregunta: ¿Hay Spa´s nudistas? ¿Y piscinas? ¿Y hoteles ¿ ¿Bares, restaurantes, clubes? Pues no y si. No los hay porque nadie los promociona, no porque estén prohibidos. Siempre y cuando se cumplan las normativas municipales.
En el 2017 la Junta Directiva de ANAPA cumple sus cuatro años de mandato. En Enero se abrirán elecciones de donde saldrá la nueva Junta, encargada de seguir y mejorar lo hecho por las anteriores. El proceso se ira anunciando a la espera que de los pocos socios, hoy en vigor, o de los nuevos, surja un equipo directivo capaz de unir intereses y expandir el ideal naturista sobre el que hemos transitado estos últimos años.
Toni, deja su equipo de campo, siempre dispuesto a seguir en la brecha. Cada año, cuando hay fiestas son las primeras en acudir y las ultimas en retirarse. Lo hacen todo bien sobre todo a la hora de dirigir, enfadarse y llevar la contraria. Todas mandan en la sombra, se involucran lo mínimo y amargan a más y poder, pero así son ellas y por eso las queremos. Todos lo sabemos y muchos lo vivimos.
Deja también en herencia esa tropa de voluntarios que comandan la Asociación. Un regalo del alma para la próxima Junta Directiva. Conociéndolos como los conozco estarán, en estos momentos, libando una serie de cajas de cava que el catalán infiltrado que tenemos traerá de su tierra de nacimiento y otras de sidra donación del más veterano de los socios.
El, desde las galias, no puede asistir al festejo, pero un buen trago del botijo hará sus delicias en esta noche sin fin.
De cualquier modo todos recibiremos el Nuevo Año con ilusión, buen beber y buen yantar. Como debe ser.
Felicidades a todos, en especial al “viejo y querido Presidente” que hoy nos cambio la sidra por el orujo.

martes, 8 de noviembre de 2016

NaturPlaya.- El nudismo no es exclusivo de los cuerpos jóvenes y perfectos

Podría empezar con la bonita poesía de Jaroslau Safert, “La vejez”,
Lo peor ha quedado atrás
Ya soy viejo
Lo peor esta por venir.
Aun estoy vivo
Pero si quieres saberlo,
Fui feliz
A veces un día entero,
A veces solo una hora.
Es bastante
…………………..
……………………..
Ciertamente envejezco,
Pero a diario aprendo cien mil cosas

pero no, la incluyo aquí solo porque me gusta. Contare mi vida, o parte de ella que, aun no siendo tan entretenida, la conozco mejor que nadie.
Este verano, lo pase entre médicos, hospitales, centros de salud, cuidados sanitarios y apenas si me entere de lo que ocurría a mí alrededor. El europeo de fútbol lo entreví desde una cama con barrotes, las segundas elecciones legislativas las entresoñe bajo los efectos anestésicos de una operación, y las movidas naturistas que han sacudido nuestra comunidad, junto al burkini, los atentados terroristas  y el calor sofocante, fueron soplos de vida inalcanzables entre batería y batería de análisis clínicos.
He tenido que esperar a recuperarme y poder leer todas las noticias almacenadas en la pila de periódicos amontonados en el salón de mi casa.
Mi “santa esposa” en lugar de arrojarlos los  martes al contenedor azul, los fue colocando en montones semanales para que a mi regreso pudiera enterarme de o que paso por el mundo. Hizo algo mas, Hablo con el hotel NaturPlaya, en Mallorca, centro naturista en el ya habíamos estado el año pasado, reservó una habitación, con vistas al mar, saco los billetes de avión y apalabró, por Internet, un cochecito en el aeropuerto.
El hotel y el personal, no habían cambiado: las mismas camareras, Álvaro el gerente asturiano, mi barman favorito, al que hubo que recordar, solo un vez, que bebía ginebra con tónica, en vaso de sidra o copa de balón, con hielo hasta el borde y dos rajitas de limón, la recepcionista rubia, de la cuenca también, pero hablando cuatro idiomas, alemán entre ellos, la piscina con sus hamacas blancas y sus toldos comunales, todo como un año antes.
Bueno, todo no. Yo había pasado de ser mayor a viejo y por lo que vi, durante los primeros minutos de mi estancia, este hecho estaba ampliamente difundido.
       — Mira, me comentó el gerente,
El nudismo no es exclusivo de los cuerpos jóvenes y perfectos. Foto Internet
Sobre el escaso triangulo costero, al pie del hotel, formado por rocas, guijarros y lenguas arenosas, una decena de de turistas de tercera edad, jugueteaban en el agua. Casi todos se cogían de la mano para evitar caerse o darse ánimo antes de entrar en el líquido elemento.
   Por una casualidad del destino un tour operador alemán contacto con nosotros y tras una serie de  reuniones, en las que todos ganamos, ellos se comprometieron a enviar grupos naturistas de tercera edad, algo parecido a nuestro Inmerso, y nosotros les bajábamos los precios. De esta forma, el hotel podía permanecer abierto todo el año.
     Gran negocio — le dije —habría que difundirlo por España.
Álvaro nos adjudico la misma habitación que el año anterior. Subimos, nos despojamos de la ropa y bajamos a la piscina.
Al llegar comprobamos que el entorno había cambiado. Lo que antaño era un violento desnivel con dos espacios perfectamente diferenciados, ahora era una extensión completa y continúa, con la piscina y su entorno al norte y al sur un área llana donde se ubicaban mesas y en la que el servicio del bar servia copas y aperitivos. Toda una novedad.
 Foto Internet
Nos sentamos, pedimos un vino y una cerveza sin alcohol, y a relajarse, tomar el sol, olvidarnos de la lluvia y las nubes asturianas. Ignoro si la costumbre era exclusiva del hotel o importada de la rigurosidad germana. Sobre la mesa, dos piedras con dos números, uno el de nuestra habitación y el otro imaginamos que de la contigua, pues eran correlativos. Al rato otra pareja, más o menos de nuestra edad  se acerco, se presento y se sentó con nosotros.
Rafael era juez, jubilado como yo, de Mallorca. Irene, su mujer, ama de casa. Fueron, de entrada, nuestros guías. Vivian en la capital pero veraneaban en el Hotel nudista de NaturPlaya. Hasta que se inauguro llevaron el proceso administrativo judicial para conseguir la concesión de este tipo de establecimiento, desde entonces, ya retirados del mundo judicial, venían aquí a descansar con todas las ventajas del ambiente naturista y ninguna de los incordios de las bulliciosas y cosmopolitas playas no textiles de la isla.
Rafael, grande, calvo y asiduo lector, era callado. Irene hablaba por los codos y cuando no lo hacia, tejía a ganchillo o rellenaba crucigramas. El, trabajo entre Baleares y Berlín y esa confluencia fue el origen de su afición al nudismo  y uno de los motivos de la
llegada, en masa, del turismo naturista alemán a las islas y, en especial, a este hotel.
 Foto Internet
A media tarde eran ya tres mesas las que conformaban nuestro grupo. Yo pase a ser, de inmediato, el “Españolito nuevo”, el naturista federado, quien protestaba contra el gobierno y uno de los que pleiteaban, y perdían contra él. Gunter, el juez alemán que me ponía entre las cuerdas sabía infinitamente más de España y su naturismo que yo. Desde aquella conversación inicial hasta que nos marchamos, ellos se quedaron todo mes, el tema Alemania-España-Naturismo fue el plato fuerte de todas nuestras charlas.
La mañana siguiente, a parte de recibirme con un vino, me entrego, a modo de guión, un cuadro comparativo, hecho, según el de memoria pero que, si me interesaba, podía, desde Berlín,  enviármelo perfectamente puntualizado y corregido. 
Comparaciones Alemania – España
Número de Habitantes
Alemania………………………80 Millones
España…………………………45 Millones
Extensión
Alemania……………………..360.000 Km2
España………………………..500.000 Km2
Numero de políticos
En España hay 300.000 políticos más que en Alemania
Niveles Administrativos.
En Alemania hay 6: Estado, Lander, Regiones Administrativas, Distritos, Mancomunidades y
Municipios.
En España hay 4: Estado, Comunidades Autonómicas, Provincia y Municipio.
Vivienda
En Alemania cerca del 40% tiene dos viviendas o vivienda propia.
En España cerca del 60% tiene vivienda propia o más de una vivienda.
Varios
Sin hablar del PIB. la tasa de Desempleo, el Sueldo profesional mínimo ( En Alemania 1.500 € y en España 760.€), la Deuda interna, la Prima de riesgo, la estabilidad empresarial, el bajo nivel de corrupción, el alto aprovechamiento escolar.
 Hablando de naturismo, allí hay Federados cerca de 45.000 alemanes y en España solo rondan los 3.000.
Allí es una fuente de riqueza importante, véase Badén Badén; en España anda perseguido y multado por la Justicia
En Alemania hay poco sol y playas lúgubres y frías.  España, el país con mas km. de costa, con la mejor infraestructura turística europea. En la primera hay políticos que luchan por su país y en España por destruirlo. Allí se corea el himno Nacional con la mano en el pecho y aquí se pita de forma ignominiosa.
Españolito, no discutas de lo que no sabes.
(Así acababa la nota)

Junto a Rafael, que jamás había pertenecido a ninguna Asociación, pero que había hacho naturismo en medio mundo, conversábamos sobre el nudismo, sobre todo en aquel basado en el Euro: Resort cerrados, Spa´s elitistas, Restaurantes exclusivos, Clubes no textiles, lugares todos considerados guetos para unos y algo normal para los otros.
Gunter, y en su boca, muchos de los  magistrados alemanes, no entendían los litigios  de la Federación Española con la Justicia, ni con parte de la población textil. Su gran Federación, potenciaba el Naturismo, no había más que ver el hotel, el tipo de huéspedes alemanes, su filosofía “El nudismo no es exclusivo de cuerpos jóvenes y perfectos” para darse cuenta que ellos manejaban el tema infinitamente mejor que nosotros. 
 Foto Internet
Tal vez por antigüedad  Gunter tenia su habitación a nivel de la piscina y Natalie, su mujer francesa, cuando veía que la conversación subía de tono, nos sacaba unos aperitivos, por lo general excelentes queso que, Dios sabe de donde los sacarían.
El hotel había hecho sensibles avances en cuanto a la convivencia nudista. Si bien, salvo el desayuno y las comidas los huéspedes debíamos ir vestidos, en especial en el área de las piscinas este año, seguro que por idea de Gunter,  encontramos otra novedad.
Los Centroeuropeos suelen, tras la cena, tomar una copa. El año anterior se tomaba en una barra, pequeña y estrecha en la que más que a relajarnos nos animaba a dejar el local lo más rápidamente posible. Este año estaba vacía. El personal cruzaba una puerta lateral por la que entraban camareros y bebidas.
 Foto Internet
Pasamos y allí, donde antes se aburrían una mesa de billar y un enorme televisor, estaba montada una pequeña sala de fiestas. Eso si: Nudista.
Se dejaba la ropa en un vestidor, se pasaba al salón-barra y con toda la desnudez del mundo se tomaba la última copa del día. Otro éxito de Álvaro.
Se me hizo corta la semana NuturPlaya lo tenia todo, mas aun este año en el que el sol lucio todos los días.
En el aeropuerto, con el último gin-tónic, recordaba. Lastima que los vuelos estuviesen tan mal coordinados, que el lugar se ubicase en el extremo de la isla y que esto nuevos amigos, alemanes, viviesen en Alemania. Jure visitarlos, conocer “in situ” ese naturismo que nosotros, aquí, ni imaginamos. Tenemos sol, mucho sol, pero pocos euros y este pequeño matiz hace que una misma cosa sea diferente. A parte somos españoles y ellos alemanes y lo único que nos une es lo ya dicho: “El nudismo no es exclusivo de cuerpos jóvenes y perfectos”

viernes, 4 de noviembre de 2016

A modo de epilogo

Con el final del 2016, y por disposición de los Estatutos de la Asociación, el periodo gestor de la Junta elegida en Enero del 2013 para los próximos cuatro años, termina.
Si bien en los primeros años la actividad de la misma y la afiliación a ella, se mantuvo en cifras asumibles, este año, por razones que desconocemos, ha sido un fracaso. Hecho que ponemos en conocimiento de la Nueva Junta para que se intente solucionarlo en el siguiente cuatrienio. 
El número de asociados bajo de 55 a 35, casi un 36%. Algunas actividades: Spa, Reuniones, Espichas, Amaguesto, han desaparecido y otras, típicamente playeras: pintadas, chocolatadas, sardinadas, se han efectuado con poca o muy poca participación.
Pintada en Playa de Bayas
Las reuniones Ordinarias de la Junta con los socos fueron otro desexito. Nula participación de la masa social y escaso interés de los temas tratados.
Curiosamente el Blog, que creó y diseño la Vicepresidenta, con poco apoyo de aquellos hacia quien estaba orientado, sigue con buena vida: unas entradas diarias de casi 100 personas y un global, desde Junio del 2013 a Noviembre del 2016, de 60.300 páginas visitadas.
Animamos a quienes pertenecen  a ANAPA a conformar una candidatura nueva y mas eficaz, capaz de aumentar el número de socios  y generar actividades que sean mas del agrado de todo el colectivo; pues, como se  lee en los Estatutos,  el 1 de Enero del 2017 se convocaran las próximas elecciones a efectuarse en enero en una fecha aun por decidir.

jueves, 6 de octubre de 2016

Reflexiones sobre nuestra Asociación.

Se llama ANAPA, como sabrá cualquier lector de este Blog. Quiso ser, cuando la Vicepresidenta de la misma lo creo y diseño, su órgano escrito de difusión  y el camino más eficaz para la captación de socios; terminó siendo el juguete literario de su escribano, editor y diseñador, un viejo jubilado sin nada que hacer durante las 24 horas del día.
Empezó redactando sueltos, los complemento con noticias, incluyo textos naturistas, reseñas pictóricas, he intentó, sin éxito, dar una visión, seria de la comunidad nudista en Asturias, España, Europa y el mundo. Termino fracasando. Siempre afloraba entre las líneas su vena  curiosa, jocosa y a veces, muchas, su visión erótico-festiva de la vida.  
Al pobre “negro para todo” le pasaron factura los años, junto a un médico inconsciente que no tubo reparo, en el verano del 16, en trepanarle la cabeza dos veces con el sano propósito de eliminarle del cerebro un hematoma subdural.
Tres meses de hospital, el abandono de las playas y el cierre de este órgano de difusión hizo que tanto el despegue del naturismo, como las múltiples elecciones legislativas, el europeo de fútbol o las olimpiadas de Río quedaran relegadas a un segundo o tercer lugar.
Para mi ego personal comprobé que ese lector anónimo y disperso por medio mundo, había seguido leyéndonos. En el fondo me alegré. Pensé, con pena, que sería bueno el seguir, el no terminar con un bonito articulo del Presidente de la Nacional, el analizar, a toro pasado, el devenir del nudismo y a pesar de los imponderables que me rodean, lo voy hacer.
Aquí, en Asturias, no es que el Naturismo retroceda, al contrario crece de forma exponencial, ocurre que ese creciente ejército campa a su aire y las asociaciones en las que se amparaban  en caso de conflicto, decaen o desaparecen por aparente falta de aparente utilidad.
Éramos pocos y desgraciadamente ahora somos menos, pero como dice Enrique, el mas veterano de los asociados, esa no debe ser la causa de dejarla, de olvidar las razones que nos hicieron, en su día, crearla, de analizar el futuro y adecuarnos a el.
Seguiremos confiando en que nuevas generaciones, o alguien de las mismas, tome este atípico relevo y pueda, como yo, gastar sus horas muertas, escribiendo sobre este Naturismo que tanto amamos.